Microblading: lo último en diseño de cejas.

La ceja es una de las características que marcan la personalidad de la mirada. Hoy en día muchas famosas, como Bella Thorne utilizan la nueva moda cosmética: tatuarse las cejas.


Esta técnica llamada microblading es muy común en Singapur y Malasia y consiste en el bordado de cejas de manera semipermanente, de una forma indolora con un resultado muy natural.

Este tratamiento es muy novedoso y permite unas cejas perfectas mediante la técnica de maquillaje semipermanente realizado pelo a pelo, permitiendo modificar la forma y el color de la ceja. Está recomendado para personas que por alguna razón quieren aumentar la densidad de sus cejas de la manera más natural posible. La técnica de pelo a pelo, proporciona un aspecto mucho más natural a tus cejas, ya que dibuja cada pelo proporcionando un aspecto muy natural. Los pigmentos tienen que ser naturales y el color se debe adaptar a cada una para dar así más realismo en el trabajo. La base para elegir la pigmentación es siempre el cabello, los ojos y la piel.

El microblading utiliza una serie de cuchillas, extremadamente afiladas, que depositan pigmento bajo la piel. Con esta técnica, se alcanza una gran nitidez del pelo, ya que éste se coloca en un solo trazo y la cantidad de pigmento está contralada por el tatuador cosmético, evitando el riesgo de migración. Se consigue un aspecto natural y perfecto durante unos meses, sin necesidad de retoques. Esta popular técnica estética contribuye también a superar los problemas de autoestima de las mujeres que han sufrido pérdida de pelo por alopecia o quimioterapia.

Es un proceso muy meticuloso que toma de dos a tres horas en realizarse. La primera hora se realizan las mediciones y se dibuja la forma de la ceja con un lápiz de punta plana y fina. Esta es la parte más larga y el paso más importante. Antes de comenzar, se aplica una crema anestésica tópica en la zona para eliminar las molestias, seguida de un anestésico en gel. La correcta combinación de anestésicos eliminará completamente cualquier ligera molestia y el proceso resultará totalmente indoloro. Las agujas se deslizan con una presión suave y causan un corte fino que apenas se distingue del pelo real. Los trazos que se logran con esta técnica son muy nítidos y no hay “derrames”.

La mejor parte de esta técnica es que no hay tiempo de inactividad. Sus nuevas cejas estarán listas para mostrarlas nada más terminar el proceso.

Sin embargo, el microblading no es recomendable para personas que tienen diabetes, que tomen medicamentos anticoagulantes, alérgicos, con antecedentes de queloides y mujeres embarazadas.

¿Te animas a probarlo?